Hace 55 años se nacionalizaba el canal de Suez
26 de julio de 2011

Hace 55 años se nacionalizaba el canal de Suez

Nasser adoptó esa decisión luego de que las potencias occidentales le negaran a Egipto un préstamo para construir una gran presa en Asuán, sobre el río Nilo, con el fin de controlar las inundaciones que asolaban el país desde la antigüedad.

El líder egipcio, que fue presidente entre 1954 y 1970, había combatido en 1948 en la guerra contra Israel, donde fue tomado como prisionero.

En 1949 creó la organización clandestina de los Oficiales Libres que el 22 de julio de 1952 derrocó en una conspiración al rey Faruk, inaugurando una serie de revoluciones de igual signo en el mundo árabe.

Uno de los grandes objetivos de Nasser era la presa de Asuán, con el fin de producir electricidad, por lo que solicitó ayuda al Banco Mundial y al Reino Unido..

Por aquellos días, Nasser reconoció a la Unión Soviética (URSS) y a Checoslovaquia, que le suministraron material bélico, rompiendo el monopolio de las armas de Occidente en Medio Oriente.

Cansado de no recibir ayuda, Nasser anunció el 26 de julio de 1956 en Alejandría la nacionalización del canal de Suez, con la cual se ganó la adhesión de la mayoría de los países árabes.

La medida disgustó, sobre todo, a Francia y Gran Bretaña que formaron una fuerza conjunta en el mar Mediterráneo para defender el acceso de sus barcos al estratégico paso hacia el golfo Pérsico.

Sin embargo, el entonces secretario de Estado norteamericano John Foster advirtió a París y a Londres que no debían utilizar la fuerza para resolver el conflicto con Egipto.

La URSS, que había vendido armas a El Cairo, se comprometió a financiar la presa de Asuán, que era imprescindible para la agricultura egipcia.

Pero Nasser no se quedó tranquilo, ya que creó el Ejército de Liberación Nacional de Egipto para defenderse de eventuales ataques de las potencias occidentales, tras rechazar que el canal fuera administrado por una comisión internacional.

Según algunos analistas, la posibilidad de que interviniera la entonces poderosa URSS fue determinante para disuadir a Francia y a Gran Bretaña.

Sin abandonar su posición anticolonialista, Nasser trató de crear un movimiento que no estuviera alineado con los países occidentales ni con el bloque soviético, tras reunirse con el mariscal yugoslavo Josip Broz Tito y con el jefe del gobierno indio, Jawaharlal Nehru.

“La revolución egipcia y el posterior derrumbamiento de los regímenes dependientes de Occidente en Irak (1958) fueron hechos irreversibles”, señala el sociólogo Eric Hobsbawm en su libro Historia del Siglo XX.

El historiador afirma que “británicos y franceses, en colaboración con el nuevo estado antiárabe de Israel, intentaron por todos los medios aniquilar a Nasser en la guerra de Suez de 1956″.

El 31 de octubre de 1956, Londres y París bombardearon varias poblaciones y aeródromos cercanos al canal de Suez, lo que puso en peligro la paz mundial.

El entonces presidente norteamericano, Dwigth Eisenhower, se mostró indignado por los bombardeos y apoyó la posición de Nasser.

El Reino Unido y Francia acordaron un plan que establecía que Israel invadiría el Sinaí, tras lo cual Tel Aviv atacó en forma sorpresiva a Egipto llegando hasta las cercanías del Canal de Suez a la altura de Ismailía, en el norte egipcio.

Sin embargo, la organización de las Naciones Unidas (ONU)exigió la retirada de Israel y reconoció la soberanía de Egipto sobre el canal, el 6 de noviembre de 1956.

La URSS, en tanto, enfrentaba por aquellos días otro problema mayor: una rebelión en Hungría que culminaría el 4 de noviembre de ese año con una invasión soviética a ese país.

En los No Alineados, Nasser se sumó a otros ex colonialistas como Jawaharlal Nehru de India, Sukarno de Indonesia y el comunista Tito de Yugoslavia, este último enfrentado a Moscú.

No obstante, todos estos países simpatizaban con la ex Unión Soviética y buscaban aliados que se opusieran a la marcha capitalista encabezada por Estados Unidos.

Para el sociológo alemán Ralf Dahrendorf, sólo en el aspecto militar los soviéticos se convirtieron en un desafío serio para Washington y señala que el mundo bipolar era “el mundo del miedo”, al referirse a la crisis de los misiles en Cuba en 1962.

Dahrendorf, no obstante, afirma que además de esos dos mundos, estaban los neutrales, “una mescolanza que iba desde la Yugoslavia de Tito, pasando por el Egipto de Nasser, hasta la Indonesia de Sukarto”.

Más tarde, Nasser fue responsable de la derrota egipcia en la Guerra de los Seis días contra Israel, en 1967, durante la que los israelíes destruyeron la aviación egipcia y capturaron la Península del Sinaí (devuelta en 1982 tras los acuerdos de Camp David).

Después de esta contienda bélica, el líder egipcio nunca volvería a ser el mismo, aunque siguió gozando de una gran popularidad.

Nasser murió de un ataque cardíaco el 28 de septiembre de 1970, en medio de la guerra civil que asolaba a Jordania entre los hachemitas y los partidarios de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP), de Yasser Arafat.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>