Bahiense ganó una beca para estudiar en Silicon Valley

Como una analogía de un despegue, en un campus de la NASA en Silicon Valley, se encuentra Singularity University, un centro de estudios que, como su nombre lo dice, es singular. Hacia allí partirá Leonardo Valente, ganador del concurso ImpacTec del gobierno porteño, que reconoció a Social POS como la mejor idea innovadora de impacto social. El proyecto surgió en Bahía Blanca, donde Valente, propietario de una firma de soluciones de tecnología llamada Gen Tecnológico, desarrolló distintas iniciativas.

SocialPOS consiste en una plataforma de inclusión no bancaria de comercios barriales al sistema de tarjetas sociales. Esta tecnología, integrada por una plataforma basada en la Web, se conecta a un smartphone a través de un dispositivo muy económico (cuesta entre uno y dos dólares) que transforma la información de la banda de la tarjeta en un número legible por cualquier terminal Android. En limpio: el sistema incluye a los comercios que no cuentan con una terminal POS (Point of Sale, punto de venta).

Además, detalla Valente, al comercio “también le permite usar su celular como una caja registradora, con herramientas para administrar stocks, fechas de vencimiento, calcular su rentabilidad y acercarse a buenas prácticas que son propias de organizaciones más grandes”.

La idea de SocialPOS, cuenta el bahiense, tuvo su origen en un trabajo para un medio digital de la ciudad, con el fin de formar un club de lectores. “Cuando tuvimos que integrarnos a una red POS, decidimos tomar el camino independiente y generar nuestra propia estructura con smartphones, para lo cual tuvimos que importar la tecnología y desarrollar un software que hiciera posible su uso «real»”, detalla el creador de SocialPos.

El potencial del proyecto se pondera a la luz de una enorme estructura de tarjetas sociales que el Estado y algunas ONG han implementado en los últimos 10 años, explica Valente. El fundamento de esta oportunidad está basado en los al menos 5 millones de tarjetas sociales que existían en el país, según datos de 2012.

“El sistema de tarjetas sociales gestionó transferencias por $ 17.000 millones sólo en 2012, según la cámara del sector. Como nuestro sistema no interactúa con las plataformas bancarias, sino que opera sobre el saldo a depositar el mes siguiente, si logramos que los vecinos lo usen en promedio una vez, se genera una cifra adicional equivalente de giro comercial, ya que el dinero finalmente queda para los comerciantes, que son vecinos del barrio, no multinacionales”, precisa Valente.

El desarrollo había tomado impulso en Bahía Blanca, donde el municipio convocó a Valente para proveer las tarjetas para los planes sociales. La contrapropuesta fue más amplia y la idea de incluir a los comercios barriales ajenos al sistema de plásticos por no poseer una terminal POS (posnet) comenzó a marchar. Sin embargo, el proyecto quedó frustrado a mitad de camino, según cuenta el empresario, por cambios de funcionarios. El destino, entonces, fue ImpacTec. Mientras tanto, continúa la difusión de la iniciativa entre los gobiernos y las ONG.

El innovador que partirá a California también encabeza otros proyectos: Meetit, una herramienta de RR.HH., una plataforma de gestión de fletes y un sistema de realización de encuestas, entre otros.

Fuente: La Nación