La pesca bonaerense, con un arranque de año bastante flojo

El 2014 no arrancó bien para la industria pesquera de la provincia de Buenos Aires. Según datos oficiales, en enero pasado las capturas en la costa bonaerense –básicamente el Puerto de Mar del Plata, que lidera la actividad en todo el país- cayeron el 32,3% respecto al mismo mes del 2013. Pero no es todo: ese valor fue el más bajo de los últimos 13 años.

El ministerio de Economía provincial realiza un análisis de coyuntura mensual sobre la realidad de su área. Analiza 21 indicadores económicos de la Provincia, detallando su variación intermensual e interanual. El rubro “capturas pesqueras” fue, en ambos casos, el que más descendió en el estudio correspondiente al mes de enero.

En realidad, los datos deben leerse en el marco de la foto nacional de esta actividad económica, que fue bastante mala en el primer mes del año pero tendería a recuperarse en los próximos meses.

De acuerdo a datos del Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación, los desembarques de capturas marítimas alcanzaron en enero las 20.279 toneladas, lo que representa una caída del 41,8% con respecto al mismo mes del 2013. Fue el peor enero de los últimos cinco años y los datos que se conocen provisoriamente de febrero marcan una tendencia similar.

De acuerdo a datos del Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación, los desembarques de capturas marítimas alcanzaron en enero las 20.279 toneladas, lo que representa una caída del 41,8% con respecto al mismo mes del 2013

Buenos Aires, a pesar de que registró un arranque de año con el nivel más bajo en más de una década, terminó siendo de las provincias marítimas en las que menos cayeron los desembarques. Si se quiere, un consuelo.

El puerto de Mar del Plata, que concentra alrededor del 48% de las capturas totales del país, disminuyó sus desembarques de productos de mar en 5.159 toneladas respecto al año pasado. Peor le fue a Santa Cruz, que en el mismo mes registró una caída de 87,5%, con la actividad pesquera prácticamente paralizada. O a Río Negro, que evidenció una baja de más del 49% en su producción.

Fuentes oficiales que conocen el sector, sin embargo, no son pesimistas. Según esos voceros, los dos primeros meses del año siempre evidencian bajas en la producción pesquera porque, entre otros motivos, a los buques suelen realizarles mantenimiento. Y estiman que este mes, cuando se conozca la estadística con las capturas de marzo incluidas en la cuenta, el desembarque de capturas en puertos bonaerenses estará por arriba de las 8 mil toneladas en esos tres meses.

No hay motivos de orden biológico o de raíz laboral que expliquen porqué las capturas iniciaron un año tan malo, como indican los números oficiales de la Provincia.

Extraoficialmente, y por cuerda paralela a las explicaciones respecto a una baja natural estacional, dentro del sector pesquero las fuentes consultadas coinciden en señalar que las razones tienen bastante que ver con el tema económico.

LA ECONOMIA

Enero fue un mes bastante convulsionados en esa materia, con la devaluación del peso de casi 25% como la movida más fuerte que ha decidido el gobierno nacional en los últimos años.

La estrategia del ministro Axel Kicillof, orientada a estimular la liquidación de granos por parte de los productores rurales, achicar la brecha entre el dólar oficial y el paralelo y revertir la pérdida de reservas, llevó relativa incertidumbre a varios rubros de la economía nacional. Entre los cuales la pesca no habría estado ajena, a pesar de que la devaluación debería generar muy buenos beneficios para una actividad que es hiper exportadora.

Así, el planchazo de las capturas de la primera parte del año, que se evidenció en el poco movimiento del puerto marplatense, se explicaría en buena medida porque empresas y armadores independientes todavía no dan por mejorada su situación económica y financiera.

Los costos que demanda poner un buque pesquero en el mar han subido bastante debido a la alta inflación y muchos empresarios revisan la ecuación para calcular si esos aumentos no conspirarán contra el supuesto margen de ganancia que pueda generar la subida del dólar. Prudencia parece ser la actitud elegida. Además, el arranque del año estuvo signado, como en otros sectores, por la especulación respecto a cómo sería la negociación salarial con los trabajadores pesqueros.

Para ofrecer una envergadura de lo que significan las capturas pesqueras a nivel nacional, conviene citar más datos oficiales: durante el 2013 los desembarques alcanzaron las 821.427 toneladas en toda la franja costera del país. De ese total, en Buenos Aires se desembarcaron 472.233 toneladas. Es más de la mitad de todo lo producido, lo que da una idea del peso propio que tiene la Provincia en la industria.

El año pasado, las exportaciones de pescados y mariscos crecieron entre 17 y 18% respecto a 2012. Eso significa que se exportaron 441.225 toneladas. Son datos del SENASA, que incluye únicamente los volúmenes por la Dirección Nacional de Protección Vegetal y la Dirección de Trafico Internacional.

En plata, los números también son enormes. No tienen nada que envidiar a las exportaciones carnicas o de ciertos granos: se vendió por 1.500 millones de dólares anuales. Dado ese recupero del año pasado y la reciente devaluación, las fuentes más optimistas creen que, al cabo de 2014, el saldo de la venta al exterior será más que positivo.

España es el principal destino de las ventas argentinas de este rubro, con el 21% del total exportado, y le siguen China, Brasil, Japón e Italia. La mayoría de lo que se exporta, casi el 60%, es pescado (la merluza hubbsi es la principal especie) y el resto, básicamente, son mariscos.

Fuente: Notibonaerense.