Por Marchesín, Lanús accedió a los octavos de final

Lanús avanzó en el segundo lugar de la zona, detrás de Cerro Porteño de Paraguay que venció en Asunción a Deportivo Cali de Colombia por 3 a 2.

O`Higgins dispuso de un tiro penal a los 40 del segundo tiempo, que Marchesín le atajó al tucumano Pablo Hernández.

En Lanús fue expulsado Santiago Silva y en el dueño de casa el mismo Hernández.

Por su parte, Cerro Porteño consiguió también su pasaje al vencer como local a Deportivo Cali por 3 a 2, con goles de Luis Payares, en contra de su arco, Güiza y Julio Dos Santos de penal. Christian Marrugo y Carlos Rivas Murillo marcaron para el visitante.

Las posiciones finales del Grupo 3 quedaron con Cerro Porteño como líder con diez unidades, Lanús con ocho, O`Higgins y Deportivo Cali con siete, en una apasionante última fecha a la que llegaron todos los equipos con chances de clasificar.

El campeón chileno tuvo contra las cuerdas a Lanús durante todo el primer tiempo, y si el resultado parcial hacia el descanso fue sin goles, fue todo mérito del arquero Agustín Marchesín, quien salvó en muchas ocasiones a la valla del equipo argentino.

Con un juego preciso al ras del piso, cambio de ritmo con criterio y buenos remates desde media y larga distancia, el equipo de Berizzo fue mucho más que Lanús en esa etapa, en la que sólo la extraordinaria figura de Marchesín apareció por el lado visitante.

Un remate en el travesaño, cabezazos y disparos que encontraron bien ubicado al arquero del equipo dirigido por Guillermo Barros Schelotto fueron una constante en la etapa inicial, en la que los chilenos merecieron irse arriba por varios goles de diferencia.

En el primer cuarto inicial de la parte final Lanús pareció, al fin, encontrar algo de espacios en terreno ajeno y al menos se alejó de su área con pelota dominada, aunque sin provocar peligro.

De todas maneras, la tranquilidad para los `Granates` duró un suspiro, ya que O`Higgins presionó otra vez bien arriba y se chocó con varias apariciones espectaculares de Marchesín.

La pelota parada del lateral Yerson Ospazo fue un dolor de cabeza para Lanús, pero además de la brillante tarea del arquero, el atacante uruguayo Santiago Silva fue fundamental a la hora de rechazar de cabeza casi todos los tiros de esquina.

Cuando Lanús parecía aguantarlo, el árbitro Wilton Sampaio sancionó un penal por una discutible mano de Leandro Somoza y Marchesín cerró el mejor partido de su carrera tras detenerle el remate a Calandria contra el palo derecho.

Silva se fue expulsado por `festejarle` en la cara la acción al réferi y el argentino Pablo Hernández también vio la roja un minuto después por simular una falta.

Lanús no jugó bien, solamente empató por la brillante noche de su arquero, pero rescató un punto ante un rival que mostró muchas cualidades y a punto estuvo de arrebatarle la clasificación a los octavos de final.

Fuente: Télam.