Estudiantes se adueñó de la punta del torneo

Con un mismo objetivo, pero con distintas necesidades, Quilmes y Estudiantes se vieron las caras en el Centenario Dr. José Luis Meiszner. Lo único de lo que se hablaba en el sur del conurbano bonaerense era de ganar: los de La Plata se obsesionaban con los tres puntos para ser los únicos líderes del torneo, mientras que los dueños de casa, ansiaban una victoria para salir del descenso.

A pesar de la ausencia de Juan Sebastián Verón, la visita se las ingenió para inquietar la valla “cervecera”. La movilidad de Patricio Rodríguez y la potencia de Franco Jara fueron las herramientas más empleadas. Justamente, un intento de larga distancia del ex Benfica significó la primera acción de riesgo, que muy bien desactivó Silvio Dulcich. El “León” mostraba sus dientes de entrada.

De modo que a los 20 minutos de la etapa inicial, un centro frontal de Jara encontró a un solitario Guido Carrillo, para que éste anote el 1 a 0. La distracción defensiva se reflejó en la pasividad que mostró Cristian Lema. El central se dejó ganar la espalda y cuando quiso reaccionar ya era demasiado tarde.

La reacción del combinado de Ricardo Caruso Lombardi llegó a través de la pelota parada. Un tiro libre ejecutado por Miguel Caneo y un intento de despeje de Leandro Desábato, desubicaron a un Gerónimo Rulli, que fue salvado por Jonathan Silva, quien protagonizó una maniobra extraordinaria para evitar el tanto del empate.

Sin embargo, la igualdad se estableció gracias a una excelente combinación entre Fernando Telechea y Facundo Diz. La magnífica pared construida por los delanteros sirvió para que el de Balcarce anote el 1 a 1. El grito de desahogo fue un sonido que se escuchó por un escaso tiempo, dado que sesenta segundos después volvería la desgracia en el dueño de casa.

Sesenta segundos después de la conquista, un disparo notable de Silva volvió a poner a Estudiantes arriba. El lateral demostró una técnica envidiable para estrellar la pelota en el palo izquierdo de Dulcich, pero la ausencia de fortuna le jugó una mala pasada al arquero, ya que el desvío que  entregó el caño rebotó contra la integridad del guardameta y el balón se escondió contra la red. El 2 a 1 le devolvió la tranquilidad a Mauricio Pellegrino.

En el complemento, las bandas volvieron a lastimar a Quilmes. La escena comenzada por Jonathan Silva, continuada por Franco Jara y concluida por Carrillo derivó en el 3 a 1. Una vez más, la pésima actuación de Wilfredo Olivera y Silvio Dulcich favorecieron a la ofensiva platense. La diferencia de dos tantos parecía ser el cierre del pleito.

La imagen de la derrota del elenco de Caruso se enmarcó definitivamente, cuando Jorge Baliño sancionó la pena máxima a favor de los bonaerenses. Desde los doce pasos, Telechea envió un tiro cruzado y Gerónimo Rulli lo desvió con gran destreza. La falla terminó de golpear anímicamente a un equipo, que debía calmar sus nervios para pensar en su complicado futuro.

Con los tres puntos asegurados, Estudiantes se quedó con la punta del campeonato y obligó a San Lorenzo y a Colón a que consigan sendas victorias para que la cima sea compartida. En cambio, Quilmes perdió la posibilidad de salir de la zona del descenso y ahora debe esperar una derrota de Godoy Cruz, que mañana recibe a Newell’s.

Fuente: Canchallena