11 muertos y mas de 1.000 viviendas destruídas por incendio en Chile

“No podremos dar por extinto el fuego ni hoy ni mañana”, advirtió la Oficina Nacional de Emergencias (Onemi), luego de que se emitiera una nueva alerta por la reactivación de las llamas en áreas residenciales de la ciudad de Valparaíso

El organismo señaló que unas 20 aeronaves y unos 1.200 efectivos en tierra combaten el fuego, que había empezado a ser controlado en las primeras horas de la mañana y había generado la expectativa de que fuera apagado a la tarde, pero resurgió con fuerza pasado el mediodía. Las hectáreas consumidas son 800.

Por el incendio, que provocó la muerte de 11 personas, obligó la evacuación de otras 10.000 y destruyó más de 1.000 viviendas, la presidente de Chile, Michelle Bachelet se trasladó este domingo a la ciudad portuaria y anunció el envió inmediato de ayuda, a la vez que decretó el estado de excepción que permite a las Fuerzas Armadas tomar control de la zona para proteger a la población.

“Hay algunos lugares donde ha rebrotado y se está trabajando”, confirmó la mandataria. “La gente de Valparaíso tiene coraje y fuerza y no está sola”, había subraya más temprano Bachelet, que afronta una segunda catástrofe a un mes de haber asumido su segundo mandato. Hace poco más de una semana, un terremoto de 8,2 grados causó seis muertos y severos daños materiales en tres regiones del extremo norte del país.

El incendio comenzó el sábado por la tarde y todavía se desconocen sus causas. Las llamas se propagaron de manera descomunal debido a los fuertes vientos y a las altas temperaturas. Para ayudar a los damnificados, se han instalado centros de acoplo por todo Chile. En las redes sociales, miles de personas usan la etiqueta #FuerzaValpo para instar a hacer donaciones.

El ministro de Interior, Rodrigo Peñailillo, informó este domingo que el Gobierno dará un bono a las 5.000 personas damnificadas por este incendio. El objetivo es que el dinero de este bono se utilice para comparar artículos de primera necesidad en las tiendas locales, con el fin de ayudar además a la reactivación de la economía de la zona, y también se entregarán ayudas para el alquiler de viviendas.

Al tiempo que comienza a distribuirse la ayuda para los afectados y los equipos municipales realizan el catastro de daños, los vecinos de Valparaíso han empezado a recoger los escombros de las viviendas destruidas, muchas de ellas aún en ascuas. Las autoridades han suspendido las clases para mañana en toda la ciudad, situada a 120 kilómetros al oeste de Santiago y donde habitan unas 250.000 personas.