Bonfatti se enteró “tres horas antes” del megaoperativo por narcotráfico

Un grupo de élite compuesto por más de 3.000 agentes de las fuerzas de seguridad que responden a la Nación sorprendió el pasado miércoles al desplegarse la ciudad de Rosario (Santa Fe) y ejecutar un megaoperativo contra el narcotráfico.

El objetivo de la operación -cuyos procedimientos fueron ordenados por dos jueces federales- era desarticular las principales bandas de traficantes de drogas que operan en esa zona de la provincia, en la que en los últimos años crecieron notablemente los índices de criminalidad.

La primera lectura política que se hizo de la acción que lideró el secretario de Seguridad de la Nación, Sergio Berni, fue que el kirchnerismo había decidido intervenir Rosario sin avisarle al gobernador Antonio Bonfatti.

El mandatario santafesino desestimó ese análisis al manifestar que sólo “alguna mente afiebrada siempre propensa a denostar al gobierno puede manifestar esto”. “Santa Fe es parte de la República Argentina. Y las fuerzas federales no son sólo para Buenos Aires ni para estar en un cuartel escondidas. Pareciera que porque vinieron a Rosario es ilógico, y debería ser la normalidad de un país”, remarcó.

De todos modos, aunque aseguró que “sabía del operativo desde hace meses”, admitió que “no tenía precisión de cuándo se iba a concretar. Me enteré tres horas antes y me parece correcto”.

En una entrevista con el diario La Capital, Bonfatti celebró que el Gobierno de Cristina Kirchner se haya involucrado en la lucha contra el narcotráfico que afecta a su provincia:  “Desde el inicio de nuestra gestión planteamos la necesidad de contar con fuerzas federales para abordar el problema (…) Creo que ahora se comprendió la responsabilidad que tienen las fuerzas nacionales en esto”.

“Es imposible, en ningún país del mundo, sin la presencia de la Nación darle una respuesta definitiva a este tema. Quisiera que me traigan un ejemplo de una provincia que pudo resolver el problema del narcotráfico por sí sola”, desafió. “No tiene ni capacidad operativa ni competencia legal”, explicó.

De cara al futuro, Bonfatti auguró que el megaoperativo tendrá efectos muy positivos: “Rosario va a ser el único lugar del país donde vamos a cambiar las cosas vinculadas al narcotráfico. Muchos juegan, partidariamente, para denostar una ciudad, muchos se plegaron. Es muy fácil el jueguito barato de plantear que aumenten las penas de prisión, pero hay que hacerse cargo”.

La efectividad del plan que se puso en marcha dependerá -entiende el Gobernador- de que los cuerpos de seguridad no abandonen la provincia: “¿Por qué se tienen que ir las fuerzas federales, si esta es una provincia y somos parte de un país federal? Creo que tienen que estar en todo el país, con las fuerzas que sean necesarias”.