Independiente sufrió el empate y sigue afuera del ascenso

Independiente no pudo con Almirante Brown, con el que finalmente empató 1-1, en el cierre de la 33ra. fecha del campeonato de la Primera B Nacional.

El equipo de Avellaneda, que está cuarto en la clasificación y fuera de las posiciones de ascenso, se puso en ventaja en el primer tiempo, por intermedio de Hernán Fredes (41m.).

El conjunto de Isidro Casanova, que terminó con diez hombres como consecuencia de la expulsión de Mauro Marrone (St. 42m.), estableció la igualdad en la segunda parte, a través de Tobías Figueroa (26m.).

Con este marcador, el elenco de Omar De Felippe llegó a las 50 unidades y quedó debajo de Defensa y Justicia (62), Banfield (62) e Instituto de Córdoba (52), los tres conjuntos que hoy ascenderían al círculo privilegiado del fútbol local.

Almirante (31) continúa en la penúltima ubicación en la tabla y reúne un coeficiente de 1,211, que le permite sacar apenas la cabeza por encima de los cuatro equipos que hoy descenderían: Gimnasia de Jujuy, Sportivo Belgrano de San Francisco, Talleres de Córdoba y Villa San Carlos.

La sensación que quedó en la templada noche de Avellaneda es que el `Rojo` no supo ganar un partido que se le presentó por demás favorable.

Es que sin ejercer una notoria superioridad sobre su rival, Independiente siempre fue más o, por lo menos, lo insinuó.

Con los destellos de un apagado Federico Insúa y con la prodigalidad de un activo Federico Mancuello, a los dirigidos por De Felippe les alcanzó para imponer su ley en unos 45 minutos iniciales discretos, con pocas aristas de emoción.

Así, en una maniobra fuera de contexto, Fredes estableció la apertura del marcador y propició el desahogo de la multitud local. Iban 41 minutos, cuando el volante derecho del `Rojo` ensayó una muy buena maniobra individual, eliminó dos jugadores y despachó un remate perfecto al ángulo superior izquierdo de Mauro Dobler.

Almirante, a imagen y semejanza de un equipo `made in (Felipe) De la Riva`, “trabajó” el partido. Armó dos líneas de cuatro, se abroqueló bien en el fondo y trató de salir, ordenado, de contra.

En la segunda parte, el pecado de Independiente fue no resolver favorablemente el pleito. Dispuso del balón y campo como para anotar el segundo, pero dividió demasiado la posesión, abusando del pelotazo.

Entonces, Almirante Brown, en una jugada aislada, consiguió el empate, a los 26m. Sobre la izquierda, el ingresado Rodrigo Aillapán (de buen rendimiento) cedió al lateral Augusto Alvarez y el sanjuanino mandó el centro que le permitió a Figueroa, que confundió a Ojeda y Villalba en la marca, conectar para decretar el 1-1.

Así, Independiente entró en confusión y pánico. El elenco visitante manejó el desarrollo en ese breve lapso (de los 27m. a los 37m.) y hasta pudo haber progresado en la pizarra, si es que Alexis Canelo (el mejor de la `Fragata`) hubiese aprovechado una réplica.

Pero en el tramo final del partido, más por empuje y determinación antes que por progresos futbolísticos, el `Rojo` lo tuvo para ganar, al menos, dos veces: un cabezazo de Mancuello pegó en el palo tras habilitación de Fredes (39m.) y otro frentazo de Penco se fue apenas desviado desde posición favorable (44m.), cuando la gente ya gritaba el gol.

El árbitro Diego Ceballos, que expulsó al volante visitante Mauro Marrone (42m.) por doble amonestación, pitó el final y el desencanto se apoderó del público local. Empezaron los cánticos en contra del presidente Javier Cantero y los tenues silbidos hacia un equipo que no logra dar el salto de calidad pretendido.

Fuente: Télam.