Le bajaron la pena a un asesino por estar borracho

El 27 de enero de 2013, en una proveeduría del parque Campos de General Acha, al sur de la provincia de La Pampa, Andrés “El japonés” Padín -en presunto estado de ebriedad- le reclamó airadamente a Villalba un celular que decía haber perdido en ese lugar y se quejó porque la cerveza que le habían servido no estaba lo suficientemente fría.

El comerciante, también borracho y molesto porque le ahuyentaba la clientela, lo increpó. Ambos forcejearon y el dueño del local recibió dos trompadas y dos puntazos, uno de los cuales le atravesó el corazón y lo mató.

Padín, quien ya tenía antecedentes y estuvo prófugo en las 48 horas siguientes al hecho, fue condenado el 20 de diciembre pasado a 20 años de prisión por “homicidio simple”, según la sentencia que dictó el tribunal de audiencia de juicio –integrado por Carlos Mattei, Carlos Besi y Florencia Maza–.

Pero ahora la polémica se instaló en La Pampa: el Tribunal de Impugnación Penal redujo la pena de cárcel a 14 años. Los jueces Filinto Rebecchi y Carlos Flores argumentaron el “probable” estado de ebriedad del asesino; para ellos fue “desproporcionada” la condena inicial impuesta a Padín.

Cabe recordar que el abogado defensor, Hugo Luis Vercellino, apeló la sentencia de primera instancia: pidió que se redujera la condena “al mínimo de la escala penal” y que se calificara el hecho como “homicidio preterintencional”.

Los jueces Rebecchi y Flores rechazaron el cambio de carátula y tampoco aceptaron una “incorrecta valoración de la prueba”. Sin embargo hicieron lugar -parcialmente- al recurso presentado, al juzgar “desproporcionada” la pena otorgada a Padín porque no se tuvo en cuenta el estado de ebriedad que “probablemente” afectaba al condenado, según informa el diario Clarín.

La esposa de la víctima se quejó: “¿Dónde está la Justicia? Por confiar en los jueces nos pasa esto. Mis hijos no pueden ver más a su padre. Confiaron en la Justicia para eso, pero hoy no tengo respuesta”.

Fuente: Infobae.