Para Maduro, el diálogo es “el único camino a la paz”

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, afirmó que el diálogo iniciado la semana pasada con la oposición “es el único camino a la paz”, pero ratificó su rechazo a medidas solicitadas por ese sector y advirtió que el gobierno sólo puede ofrecerle “avanzar hacia un modelo económico que los incluya aun más”.

“A algunos sectores dentro de la izquierda chavista, que pudieran tener algún tipo de duda sobre la justeza de los procesos de diálogo, de debate público y de reconocimiento con la oposición, yo les diría que es el único camino a la paz”, dijo Maduro en una entrevista publicada el domingo por el diario Ultimas Noticias.

El mandatario advirtió que “Venezuela, para hacer una revolución, no debe ir a una guerra” y agregó: “Nuestro reto es gobernar bien y resolver los problemas de la gente, ampliar la base política y social que nuestro comandante (Hugo Chávez) nos legó, nunca eliminar al adversario”.

Con respecto a sus expectativas sobre el diálogo iniciado el jueves, respondió que si lograra que “la oposición venezolana llegue al convencimiento de que debe respetar la Constitución y al chavismo como fuerza mayoritaria con su proyecto político, ya sería un gran avance en el fortalecimiento de la democracia”.

“Todo lo demás que se desprende de allí son ventajas que se puedan lograr desde el punto de vista de la gobernabilidad” y “mientras la oposición mantenga su conducta política dentro del carril de la Constitución, pienso que les va a ir mejor a ellos y también al país”, manifestó.

Maduro dio como ejemplo el encuentro que junto a sus ministros mantuvo el viernes con gobernadores y alcaldes opositores. Remarcó que “asistieron todos”, lo que consideró “una excelente señal”, y aseguró que “ya hay recursos” que aprobará “para los dos nuevos proyectos que, con carácter especial, presentaron en esa reunión”.

Consultado sobre las eventuales “concesiones mutuas” que ambas partes deberían darse en un diálogo, el jefe del Estado respondió que aspiraba a que los dirigentes de partidos adversarios al gobierno “condenen la violencia como método político para la toma del poder y como método para hacer oposición”. Desde el gobierno, “lo que podemos ofrecer es avanzar hacia un modelo económico que los incluya aun más”, para que “se involucren directamente en el proceso de crecimiento y desarrollo económico”, aunque “siempre dentro del modelo económico que delineó el comandante Chávez, que es el más completo que se ha aplicado en Venezuela en los últimos 100 años”, añadió.

Acerca del pedido de la oposición de una ley de amnistía para los presos por causas vinculadas con hechos políticos, Maduro sostuvo que “la revolución ha demostrado su nobleza en el trato de los delitos cometidos en el campo de la lucha política”.

No obstante, reiteró que “hay tiempos de justicia” y “tiempos de perdón”, y subrayó que “ahora es el tiempo de la justicia severa, porque en Venezuela, cabalgando las protestas de la oposición, se ha montado una insurgencia armada”.

Maduro volvió a rechazar implícitamente otra de las demandas de la oposición, la de la desmovilización “internacionalmente verificada de los grupos paramilitares y parapoliciales denominados colectivos”.

Al ser consultado sobre la recomendación del expresidente brasileño Luiz Lula da Silva para que forme un gobierno de coalición, el mandatario venezolano respondió: “Creo que es pertinente echar a andar una nueva alianza patriótica en el país, con nuevos métodos para el debate político y donde se puedan incluir organizaciones políticas y sociales, los colectivos, así como personalidades”, agregó.

En la reunión del jueves, varios de los voceros del oficialismo negaron que los llamados “colectivos” sean grupos armados y aseguraron que son “demonizados” por la oposición.

Además de la amnistía para los que considera “presos políticos” y el desarme de los “colectivos”, la Mesa de Unidad Democrática (MUD) que nuclea a 29 partidos opositores pidió la formación de una comisión de la verdad “independiente” y la “renovación equilibrada” de altos cargos judiciales y electorales cuyos actuales titulares tienen sus mandatos vencidos, como condición para asisitir al diálogo.

La conversación entre dirigentes del oficialismo y la oposición, con el nuncio apostólico y los cancilleres de tres países vecinos como “testigos de buena fe”, se repetirá el martes próximo a pesar de las pocas coincidencias iniciales.

En ese contexto, la MUD reclamó este domingo al gobierno que publique los índices de inflación y desabastecimiento en tiempo y forma.

El Banco Central de Venezuela (BCV) “ha venido violando su propia normativa que lo obliga a publicar los datos de inflación durante los primeros 10 días del mes siguiente al recién concluido”, señaló la MUD.

El BCV informó el 14 de marzo la inflación de febrero (2,4 por ciento mensual y 57,3 por ciento para los últimos 12 meses) pero no hasta ahora el desabastecimiento, y hasta hoy no había divulgado los indicadores correspondientes a marzo.

Asimismo, el titular del partido Primero Justicia, Julio Borges -que participó del encuentro del jueves-, criticó que una marcha opositora haya sido reprimida el sábado con gases lacrimógenos y chorros de agua. “Eso no fue lo que dijo Nicolás Maduro el día del debate”, se quejó.

“Vamos a seguir en la calle” porque “la protesta y el diálogo se complementan”, advirtió Borges.

Fuente: Minuto Uno.