Otro diario mendocino denunció amenazas mafiosas

Autoridades del diario digital mendocino MDZ denunciaron ante la Justicia posibles amenazas mafiosas, tras la aparición de dos balas 9 milímetros sin percutar en la puerta del medio.

Según informó el medio propiedad de los hermanos Terranova, las balas fueron “plantadas” con siete días de diferencia, entre las 7 y las 9:30 de la mañana de los días jueves 10 y jueves 17 de abril.

“La primera de ellas apareció encastrada entre dos planchas de pavimento enfrente de la puerta del diario el jueves 10 de abril, por la mañana. La encontró uno de los reporteros gráficos del diario. En ese momento, el hecho se adjudicó más a algún extravío casual que a una amenaza o mensaje mafioso. Pero ayer apareció una segunda bala, del mismo calibre y de otra marca que se consigue en la Argentina pero que es de uso más restringido”, asegura el portal de noticias.

La denuncia fue presentada en la Oficina Fiscal 8 de Guaymallén, aunque la causa recaerá en la Unidad Especial de Delitos Complejos a cargo de Claudia Ríos. Las primeras medidas judiciales serán ordenar una pericia a la balas y analizar las imágenes de las cámaras de seguridad de la zona. El edificio de MDZ está ubicado en Guaymallén (Gran Mendoza), frente a la terminal de ómnibus.

“En la denuncia radicada esta mañana, las autoridades de MDZ consignaron una serie de publicaciones e investigaciones sobre hechos de corrupción y juicios en marcha, que podrían estar relacionados al claro mensaje mafioso”, agrega la información publicada por el medio.

El caso se suma a las amenazas recibidas por periodistas de otro medio mendocino, el diario El Sol, quienes a mediados de febrero contaron con protección policial luego de que efectivos de Inteligencia Criminal recibieran información fehaciente sobre posibles atentados en su contra por investigar una trama narco.

La autora de las presuntas amenazas era Sandra Yaquelina Vargas, alias “Yaqui”, sindicada como jefa narco en el Campo Papa, un barrio marginal en el oeste de Godoy Cruz. Un mes después, la mujer fue detenida en San Luis y actualmente está presa en una cárcel de Mendoza.