Procesaron a una “falsa viuda” por fraguar casamiento

Las mujeres acusadas, habrían fraguado el casamiento, sin que él conociera esa situación, con el objetivo de percibir la jubilación de la víctima. El hombre falleció cuatro días después de la falsa boda.

La investigación comenzó en año 2005, cuando Reina Isabel Sayago, la real viuda del policía retirado Luis Orlando Ávila, se presentó en la sección Retiros y Pensiones de la Policía de la Provincia de Santiago del Estero para tramitar la pensión para ella y un hijo menor de edad.

Grande fue la sorpresa de la esposa, cuando el personal de esa oficina le informó que esa gestión ya había sido comenzada por una falsa viuda que había contraído matrimonio con el ex agente el 17 de septiembre de 2005, es decir cuatro días antes de que muriera.

Luego de tomar los testimonios, analizar una serie de documentos y hacer pericias caligráficas, la Justicia concluyó que el acta de matrimonio era real, pero que la firma de Ávila había sido falsificada. Ante esta situación, el juez en lo Criminal y Correccional de Cuarta Nominación, Miguel Ángel Moreno, procesó a Blanca Azucena Cura, por supresión de estado civil y falsificación de instrumento público en concurso real de delitos.

La mujer procesada, según la investigación, es amiga de Eusebia Etelvina Paz., la encargada del Registro Civil del paraje San Benito, en la capital de esa provincia. A su vez, una hija de la funcionaria, Teresita Noemí Ledesma, y una mujer identificada como María Rosa Díaz también fueron procesadas por actuar como testigos de la ceremonia ficticia, además de atestiguar que la pareja contrayente había convivido durante ocho años.

Además, habían dicho que el novio le había pedido a Cura casarse cuando estaba internado y que sólo ella era quien lo visitaba en el centro de salud, lo que fue negado tras la investigación que llevó adelante el juez Moreno. Las cuatro supuestas fabuladoras fueron detenidas, pero fueron excarceladas bajo fianza.

En tanto, la Administración Nacional de Seguridad Social (ANSES) inició un sumario administrativo para que la falsa viuda reintegre el dinero que percibió en concepto de pensión.