A lo ‘Breaking Bad’: un local de pollos funcionaba como pantalla narco

Una red de narcotraficantes asentados desde hace tiempo detrás de la fachada de un restaurante de la capital de Córdoba, ubicado a dos cuadras de la Jefatura Central de Policía, fue desarticulada.

Ocho personas, siete de las cuales nacieron en Perú, quedaron detenidas e imputadas por diversos delitos, entre ellos, el de asociación ilícita. Según la Justicia, integrarían una organización que operaba en diferentes escalas del submundo de la producción y venta de cocaína.

Los allanamientos, dirigidos por el fiscal de 30ª Nominación, Marcelo Fenoll, fueron la culminación de 10 meses de investigación, que incluyó seguimientos e intervenciones telefónicas. El operativo contó con la colaboración de efectivos de la Policía Federal y sirvió para dar con los líderes del grupo narco, que eran perseguidos perseguidos hace tiempo. El local ya había sido allanado. Las detenciones comenzaron en febrero y terminaron el pasado miércoles.

Las personas apresadas fueron identificadas como Rosa Elvira Calderón Guevara y Dionisio Elmer Juárez (alias “el Bombón”), imputados por los delitos de “comercialización de estupefacientes, tenencia de estupefacientes con fines de comercialización y asociación ilícita en calidad de jefes”; Marco Antonio Lázaro Alfaro, Richard John Huaman Zulueta, Erwing John Huaman Zulueta, acusados de “tenencia de estupefacientes con fines de comercialización y asociación ilícita”; Luisa Rosalía Calderón Guevara, Rosario Samuel Guevara Calderón y Soraya Emilia Olguín (la única cordobesa), a los que también se acusa de “asociación ilícita”.

Según indicaron fuentes judiciales al diario La Voz del Interior, la banda utilizó, durante años, la fachada del restaurante “El rico pollo”, ubicado en la calle Chubut al 250, casi Colón, en el barrio Alberdi, a sólo dos cuadras de la Central de Policía.

En la popular serie estadounidense Breaking Bad, los protagonistas tenían distintos locales para lavar el dinero de la venta de drogas en Albuquerque, Nuevo México. Uno de los sitios más importantes en todos los episodios es “Los pollos hermanos”.

En el caso de Córdoba, se trataba de un local donde se ofrecía, entre otras cosas, comida peruana, pero que en realidad, de acuerdo a la principal sospecha, era utilizado para encubrir la actividad central de la organización: venta y distribución de cocaína.

La banda vendía droga de buena calidad, conocida como “alita de mosca”, a 130 pesos la dosis, y, al mismo tiempo, ofrecía otra de inferior calidad a 60 pesos el “papel”.

Fuente: La Voz