Scioli: “No hay una sola ley que resuelva la inseguridad”

El gobernador Daniel Scioli reconoció que la violencia delictiva aumentó desde el inicio de su gestión, debido al avance del narcotráfico y la proliferación de armas entre los delincuentes, y que fue ese nivel de violencia extremo el que lo llevó a decretar la emergencia en seguridad , hace dos semanas, después de pensarlo durante un mes. Lo dijo en una entrevista con La Nación en la municipalidad de Tandil.

Un asesor le alcanzó unos papeles con los resultados del plan de emergencia. El mandatario lo miró satisfecho y repasó: 6042 procedimientos, 4182 delitos esclarecidos, 5227 detenidos, 10,7 kilos de cocaína y 85 de marihuana incautados, 46 enfrentamientos armados con 26 delincuentes heridos y siete muertos. No figuraban, en cambio, la cantidad de homicidios, de robos a manos armada ni de ningún otro delito. Sólo la información operativa, las medidas tomadas y las reuniones que mantuvieron los funcionarios bonaerenses.

-¿ La seguridad es la mayor dificultad de su gestión?

-Es un tema central en nuestra agenda. A partir de la combinación drogas y armas se ha puesto más violenta la problemática de la inseguridad. Por eso hemos ido modificando las leyes que había que modificar, la logística de la policía, los programas de prevención. No hay una sola medida, una sola ley que pueda resolver un problema de esta complejidad y dimensión. Lo he dicho el primer día, cuando le declaramos la guerra al narcotráfico. Las mayores preocupaciones de la gente son mis prioridades. Es una demanda que tiene que ver con cuidar la vida.

-¿Ha provocado la emergencia una reducción del número de delitos?

-Mientras exista algún tipo de delito, a mí no me gusta responder con estadísticas.

-¿Por qué la declaró ahora y no antes la emergencia en seguridad? ¿Cuáles son los motivos que existen ahora y no existían antes?

-Los episodios violentos. Cuando estamos enfrentando a delincuentes dispuestos a dispararle a una mujer embarazada o matar a alguien para robarle un celular. Yo, evidentemente, tengo que buscar, dentro del Estado de Derecho, los mecanismos que nos permitan ir readecuando el Estado. En 100 días va a haber 1000 móviles más, y ya ingresaron 300 retirados del servicio penitenciario.

-¿El delito hoy es más violento que cuando usted inició el mandato como gobernador?

-Yo creo que la combinación de las drogas con las armas hacen a la caracterización de los delitos. Aparte, no siempre lo podemos vincular a cuestiones socioeconómicas: en 2001, cuando había cinco veces más de desocupación y tres veces más de pobreza, las características de la violencia no eran las de ahora. Es evidente que hay algunos que por más que les des planes sociales, oportunidades de trabajo, oportunidades de una vivienda, lo único que quieren es salir con un arma y drogarse.

-¿ Cuánto hacía que estaba madurando la idea de decretar la emergencia?

-Un mes antes, en paralelo a las negociaciones paritarias. Sentí, en un momento, que no alcanzaba con cambiar una cúpula o con una decisión particular, sino que había que hacer un abordaje fuerte de acciones múltiples.

-¿Qué resultados ha obtenido?

– Yo creo que fue un punto de inflexión. Como gobernador, he sido muy claro, apelando a la responsabilidad de todos los sectores, a buscar el mayor consenso político. De hecho, en el consejo de seguridad, como en el de justicia, están representadas todas las fuerzas políticas.

-¿La emergencia ha abierto el diálogo con la oposición?

– Yo creo que la esencia de la política es buscar ponerse de acuerdo, cuando hay políticas de estado que exigen, como ésta, el cuidado de la vida. He visto una madurez y una voluntad de colaboración.

-Sin embargo, la oposición y también una parte del oficialismo, incluso el propio vicegobernador Mariotto, han definido la declaración de emergencia como coyuntural y dicen que faltan cambios de fondo?

– Se forzó una interpretación de crítica. Mi vicegobernador fue muy claro al decir que tenía una visión de complemento a lo que yo había planteado, que yo he tomado en cuenta. Estamos llevando adelante la renovación más importante que se ha dado en la historia de la bonaerense, con las escuelas descentralizadas; ya tengo 22.000 cadetes nuevos que están cursando en las universidades públicas y este año vamos a tener 12.000 policías más.

-¿ Cuántos policías hay en las calles de la provincia?

– Son más de 40.000 en la calle. Una de las conclusiones que nos dejó este verano es que pusimos el doble de policías y tuvimos la mitad de los delitos.

-¿Cuándo estarán funcionando las policías comunales?

– A mitad del año próximo.

-¿Quién las va a controlar?

– Los intendentes.

-¿Y en aquellos distritos donde hay sospechas sobre los intendentes?

– Siempre hay un control ciudadano por sobre cualquiera de estas situaciones. Cada vez la gente está más atenta.

-¿Está conforme con la gestión del ministro Granados?

– Granados es un hombre de acción, respetado por sus pares. Fue el primero en implementar los centros de monitoreo, el primero que empezó a hablar de las policías locales. Pero el Ministerio de Seguridad solo no puede resolver este tema; por eso, tengo todo el gobierno volcado arriba de esto.