Bolivia podrá derribar aviones vinculados con el narcotráfico

“Esta norma nos permite fundamentalmente enfrentar al narcotráfico”, dijo Morales al promulgar la disposición en una ceremonia realizada en el presidencial Palacio Quemado, en La Paz. El gobernante explicó que, con la ley, Bolivia dispondrá de “un instrumento que permitirá seguir mejorando la lucha contra el narcotráfico”. “Vamos bien en erradicación y disminución de cultivos de coca”, principal insumo de la cocaína, dijo.

Sin embargo, “lamentablemente en el oriente boliviano operan muchas avionetas sin permiso, al interior de Bolivia y (también) se desplazan hacia el exterior”, explicó.

En ese sentido, planteó la necesidad de continuar equipando a las Fuerzas Armadas y a la Policía con equipos y tecnología modernos.

Lo que Bolivia “necesita son los radares” para detectar vuelos clandestinos. “Estamos en conversaciones con países que nos pueden transferir o vender esta tecnología”, importante también para “sentar soberanía en territorio nacional”.

En enero pasado, Bolivia anunció la incorporación de seis helicópteros Superpuma franceses como parte de un plan gubernamental para mejorar los controles fronterizos con Perú y Brasil, con alto tráfico de cocaína.

Lo que Bolivia “necesita son los radares” para detectar vuelos clandestinos
El gobierno de Morales expulsó, en 2009, a la agencia antidrogas estadounidense DEA, acusándola de complot, y el año pasado fue informado por Washington de la conclusión del programa de apoyo antidrogas.

La Paz compró, además, a China seis aviones livianos biplaza K-8 para la lucha antidrogas, en 2011, con una inversión de 58 millones de dólares.

¿Qué pasa en otros países de América Latina? Infobae América relevó la posición de los países de la región sobre este tema:

Argentina: aún no cuenta con una ley de derribo de aviones. La oposición presentó tres proyectos de ley ante la Cámara de Diputados, pero el oficialismo se opone a su aprobación.

Brasil: la norma fue aprobada en 2004 durante el gobierno de Lula. Se permite derribar aviones ilegales, aunque se establece nueve procedimientos que se deben cumplir antes de disparar. Las únicas que pueden ser abatidas por los militares son las naves que corresponden al narcotráfico. Mientras que los aviones de otros países serán advertidos. En tanto, únicamente las Fuerzas Aéreas pueden atacar la aeronave en cuestión con la aprobación del presidente.

Bolivia: el mandatario Evo Morales logró la aprobación de la ley de derribo de aviones. Ésta será aplicable a las “aeronaves civiles, nacionales y extranjeras que se encuentren operando en el espacio del Estado boliviano” de forma ilegal. Lo que busca atacar el Gobierno es el narcotráfico, el contrabando y el tráfico de armas.

Colombia: es uno de los pioneros en esta actividad. Con la presencia de la guerrilla en su país, el gobierno colombiano desde hace años cuenta con una ley de este tipo para combatir el narcotráfico. El país ha sido una de las principales rutas del tráfico de drogas y armas.

Chile: también dispone de una ley de derribos, que fue sancionada durante el gobierno social demócrata.

Ecuador: el hecho de limitar con Colombia hizo que ese país también sancionara esta ley para evitar cualquier penetración de las guerrillas y los cárteles narco.

Paraguay: no posee una legislación de este tipo, pero en los últimos tiempos comenzó a impulsar un proyecto para su aprobación. Paraguay limita con la Argentina y Brasil, dos países que últimamente están siendo utilizados como ruta para el tráfico de drogas.

Perú: es uno de los pioneros junto con Colombia. Desde la década del noventa tiene un marco regulatorio.

Uruguay: cuenta con normas para controlar su espacio aéreo, incluido el derecho a derribar aeronaves hostiles o que se sospeche que participan en actividades ilegales.

Venezuela: el presidente Nicolás Maduro aplica la Ley de Interceptación Aérea, promulgada por el presidente Hugo Chávez en 2011, contra aquellos aviones que utilicen el espacio aéreo para traficar drogas.

Honduras: la llamada Ley de Exclusión Aérea “fue aprobada la noche del viernes 17 de enero en un solo debate” por 80 de los 128 diputados del Congreso Nacional, la mayoría oficialista, en una sesión extraordinaria. La ley establece una serie de pasos que deben seguirse antes de que una aeronave sea atacada por ser sospechosa de traficar estupefacientes. También crea una “zona exclusiva aérea” en los departamentos caribeños de Gracias a Dios, Colón, Islas de la Bahía y Olancho, oriente, los más utilizados por los narcotraficantes para aterrizar aviones cargados con drogas.

Fuente: Infobae.