Implante coclear en un bebe de seis meses

Con apenas seis meses de vida, un bebe argentino se convirtió en el paciente más chiquito de América latina en recibir implantes en ambos oídos durante la misma cirugía. Una infección por neumococo a las 72 horas de nacer, cuando aún estaba en el hospital, le provocó meningitis. Al mes, la única secuela era la sordera.

Ahora, con esos implantes en la cóclea del oído, el pequeño Facundo podrá desarrollar el lenguaje normalmente. La cóclea es la estructura que transforma las vibraciones del sonido en los impulsos nerviosos que recibe el cerebro. El implante saltea todo daño estructural y estimula directamente el nervio que facilita la audición. “Estamos felices”, aseguró ayer la mamá, Noelia. “De a poquito, vamos viendo los resultados.”

Su bebe, que fue operado en febrero en el Hospital Italiano, donde le activaron los implantes hace un mes, recibe estimulación auditiva todas las semanas. El doctor Carlos Boccio, jefe del Servicio de Otorrinolaringología del Italiano y profesor titular de la I Cátedra de Otorrinolaringología de la UBA, dirigió el equipo que realizó el implante bilateral (en ambos oídos) y simultáneo. Aclaró que se trata de “una situación excepcional y muy particular” que permitió que la Anmat autorizara esta cirugía en un menor de un año, edad a partir de la que están indicados los implantes cocleares.

“El neumococo afecta el oído interno y osifica la rampa coclear donde colocamos el implante. Si no lo hacíamos rápido, la posibilidad de que las estructuras del oído estuvieran más osificadas al año o más era muy alta, a la vez que los resultados clínicos se reducen muchísimo”, explicó Boccio ayer por vía telefónica. “Si el paciente tiene el oído interno normal, el implante se puede realizar al año o un poco más. Pero con la meningitis por neumococo, la osificación era el riesgo.”

Los estudios de control revelaron que la sordera profunda había sido la única consecuencia neurológica de la meningitis neumocócica. Los estudios por imágenes permitieron que el equipo médico detectara muy precozmente la lesión y confirmó la urgencia de la cirugía, que no tiene antecedentes en la literatura médica de la región.

“La meningitis puede osificar las cócleas y es lógico adelantar la cirugía, que, en ese caso, es por absoluta necesidad y no por opción por dos motivos: primero, porque aumentan los riesgos anestésicos, quirúrgicos y posoperatorios; segundo, porque aún no existe una demostración absoluta de que operar a los seis meses sea mejor que hacerlo al año. Salvo en casos experimentales”, comentó el profesor doctor Vicente Diamante, pionero en el uso de estos implantes, de los que ya realizó más de 800 en el país.

Fuente: La Nación.