La clase media de EE.UU. ya no es la más rica del mundo

Cuando esta semana Michelle Obama fue sorprendida por una chica que le pidió ayuda para que su padre encuentre trabajo estable, los norteamericanos asistieron, desde la solidaridad de la anécdota, a una nueva reafirmación del fenómeno que signa su comienzo de milenio. Esto es: el retroceso de su otrora poderosa clase media y la incertidumbre que eso le genera como sociedad.

“Es un signo más de lo que viven a diario millones de norteamericanos”, dijo a La Nación Peter Carsson, del American Institute for Development, (AID), al comentar el gesto que se convirtió en noticia y que puso humanidad a estudios coincidentes sobre el deterioro de la clase media en este país.

El último de ellos, un trabajo publicado esta semana por el diario The New York Times, según el cual el vecino Canadá desplazó a Estados Unidos por la prosperidad y dinamismo de su clase media.

“Luego de impuestos, los ingresos de la clase media canadiense, que se encontraban muy por debajo en el año 2000, ahora parecen mayores que en Estados Unidos”, señala el informe.

De acuerdo con el mismo equipo de economistas, el dato se complementa con la evidencia de que también frente a Europa hay retroceso. “Los sectores más pobres de ese continente también ganan más que los pobres en Estados Unidos”, afirma.

No son los únicos. Hay una seguidilla de datos estadísticos que apuntan tanto hacia el retroceso de la clase media como en el aumento de la desigualdad, según se desprende de los informes oficiales de las agencias de Censo y de Presupuesto.

Por caso, que un porcentaje muy reducido de la población se apropió del 95% del ingreso obtenido durante la recuperación entre 2009 y 2012 y que, en igual sentido, si bien Estados Unidos produce hoy más que nunca, los trabajadores llevan a casa el porcentaje más bajo de ese ingreso.

Cambios en el ingreso

18.700 dólares

Era el ingreso anual per cápita promedio en Estados Unidos en 2010, una cifra que los canadienses ya superaron.

0,3% leve suba

El ingreso promedio de los norteamericanos creció ese porcentaje desde 2000, mientras que el de los canadienses y los británicos se incrementó en un 19,7% en el mismo período.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *