Jóvenes argentinos “imprimen” una mano 3D para un niño

Felipe Miranda, un nene de 11 años al que le faltaba su mano, no podría haber recibido un mejor regalo: una prótesis desarrollada e “impresa” en Argentina gracias al ingenio y la pericia de Gino Tubaro y Rodrigo Pérez Weiss.

Estos dos jóvenes, titulares de la empresa conocida como Darwin Research, idearon la solución para Felipe en un bar de Palermo llamado 3D Lab Fab&Café, en donde funciona una de las pocas impresoras 3D que existen en el país.

En enero de este año, Ivana, la madre de Felipe, acudió a Darwin Research con un pedido desesperado: una prótesis para su hijo de 11 años de bajo costo ya que la que necesitaba Felipe tenía un costo de nada menos que 40 mil dólares.

Tubaro y Pérez Weiss accedieron a una serie de planos con licencia gratuita que figuran en el sitio De Internet Thingiverse y descargaron un modelo llamado “e-NABLE hand (Cyborg Beast)” que les pareció como el más indicado. Junto con el estudio de diseño Dtres, los integrantes de Darwin Research trabajaron para modificar la prótesis e incluso mejorarla para que le fuera lo más funcional posible para el niño.

De esta manera, el pequeño Felipe recibió el 30 de abril pasado su prótesis en una caja, como si se tratara de un regalo. El costo total del producto: 2 mil pesos. Una gran diferencia, sin dudas.

Las impresoras 3D, de amplia difusión en los últimos tiempos, son dispositivos capaces de convertir gráficos 3D en objetos físicos, es decir que crea un objeto con volumen que se puede tocar e incluso utilizar o encastrar con otras piezas. Hace algunas semanas, unos médicos holandeses “imprimieron” y aplicaron una prótesis craneal a una mujer a la que se le habían roto los huesos que recubrían su cerebro, sin necesidad de reconstruir la pieza.

Fuente: Diario Popular.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *