Alerta mundial por la ineficacia de los antibióticos

Un informe de la Organización Mundial de la Salud (OMS) revela que la resistencia a los antimicrobianos, y en particular a los antibióticos representa una amenaza en todas las regiones del planeta.

La resistencia -que se produce cuando las bacterias sufren cambios que hacen que los antibióticos dejen de funcionar en las personas que los necesitan como tratamiento para las infecciones- es ya una gran amenaza para la salud pública.

“En ausencia de medidas urgentes y coordinadas por parte de muchos interesados directos, el mundo está abocado a una era posantibióticos en la que infecciones comunes y lesiones menores que han sido tratables durante decenios volverán a ser potencialmente mortales”, dijo al respecto Keiji Fukuda, subdirector general del organismo.

“Si no tomamos medidas importantes para mejorar la prevención de las infecciones y no cambiamos nuestra forma de producir, prescribir y utilizar los antibióticos, el mundo sufrirá una pérdida progresiva de estos bienes de salud pública mundial cuyas repercusiones serán devastadoras”, agregó el especialista.

De hecho, el informe titulado ‘Antimicrobial resistance: global report on surveillance’ (‘Resistencia a los antimicrobianos: informe mundial sobre la vigilancia’), señala que la resistencia está afectando a muchos agentes infecciosos distintos, pero se centra en la resistencia a los antibióticos en siete bacterias responsables de infecciones comunes graves, como ejemplo la septicemia, la diarrea, la neumonía, las infecciones urinarias o la gonorrea.

El informe revela que son muchos los países que carecen de instrumentos fundamentales para hacer frente a la resistencia a los antibióticos, tales como sistemas básicos de seguimiento y monitorización del problema, o en los que estos presentan grandes deficiencias.

Asimismo, advierte sobre la necesidad del desarrollo de instrumentos y patrones, así como una mejora de la colaboración mundial en el seguimiento de la farmacorresistencia, la medición de sus repercusiones sanitarias y económicas, y el planteamiento de soluciones específicas.

Entre las recomendaciones de la OMS, están utilizar los antibióticos únicamente cuando los haya prescrito un médico, completando el tratamiento prescrito, aunque ya se sientan mejor; no dándole sus antibióticos a otras personas ni utilizando los que les hayan sobrado de prescripciones anteriores.

En lo que respecta a políticas de Estado, el organismo sanitario recomienda reforzar el seguimiento de la resistencia y la capacidad de laboratorio; regular y fomentar el uso apropiado de los medicamentos. También fomentar la innovación y la investigación y desarrollo de nuevos instrumentos, promoviendo la cooperación y el intercambio de información entre todas las partes interesadas.

El informe, que también contiene información sobre la resistencia a fármacos para tratar otras infecciones, como el VIH/sida, el paludismo, la tuberculosis o la gripe, está basado en datos de 114 países.

Fuente: Diario Registrado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *