Masacre de Merlo: arrestaron al sospechoso de iniciar el fuego

Cristian Leonardo Ledesma Méndez, el principal sospechoso de la masacre de Merlo en la que el jueves murieron ocho personas durante un incendio, fue capturado anoche por la Policía en la localidad bonaerense de Villa Domínico, partido de Avellaneda.

Ledesma estaba escondido en la casa de su abuela, pero fue atrapado horas después de que la Justicia de Morón pidió la captura nacional e internacional del sospechoso.

Tras la detención, fue trasladado a la DDI de Morón, donde se habían montado un comité de crisis para atender el caso. El jefe de la Policía Bonaerense, comisario Hugo Matzkin, confirmó la detención de Méndez, y afirmó que lo buscaron “hasta debajo de la cama”, tal como se los ordenó el gobernador Daniel Scioli.

Matzkin dijo que unos 600 hombres de la Bonaerense participaron de los operativos de vigilancia encubierta, que incluyó domicilios particulares vinculados al sospechoso y lugares aledaños, como estaciones de trenes, y afirmó que su detención se concretó “sin darle lugar a la resistencia”.

El jefe de la Bonaerense dijo que, al detener al hombre, cuando éste ingresaba a la casa de un familiar en Villa Domínico, “no se le dio tiempo ni a sentarse”.

Minutos antes de la medianoche, Matzkin declaró que en ese momento “un equipo médico”, que incluía a un psiquiatra, “está haciendo la revisación” de Méndez.

Fuentes judiciales precisaron que la carátula de la causa es “homicidio agravado, por haberse cometido con un medio idóneo para causar un peligro común y por resultar la víctima mujer, cometido por violencia de género y homicidio agravado por el medio idóneo para causar un peligro común reiterado con pluralidad de víctimas, todos ellos en concurso real entre sí”.

Se sospecha que Ledesma prendió fuego intencionalmente la casa donde vivían su ex pareja, María Karina Flamenco (38); su actual marido, Gastón Olivera (31) y los seis hijos de la mujer: Ian (4), Nayla (5), Alejo (6), Sakira (10), Briana (11) y Yael (13).

Cuando ocurrió el presunto ataque, todos estaban dentro de la precaria vivienda de siete por cuatro metros ubicada en las calles Iwanowski y Larsen, del barrio El Pericón de Merlo. Cerca de la 1 la casa comenzó a incendiarse.

Según el resultado de las autopsias, toda la familia murió por inhalación de monóxido de carbono y los primeros estudios establecieron que el fuego se inició en una cama cucheta, y como ésta estaba pegada al único ventiluz de la vivienda, sospechan que fue encendida desde afuera con un encendedor o fósforo.

Emotivo último adiós a las víctimas

Las ocho víctimas fueron veladas y luego sus restos inhumados en un emotivo último adiós llevado a cabo en el cementerio Santa Mónica, de Merlo.

Al sepelio, asistió una comitiva de docentes de la Escuela Pública 30 del barrio “El Pericón”, donde vivían las víctimas, que despidió a los alumnos y dio sus condolencias a la familia en nombre de la institución.

Cerca de las 13.40 del viernes fueron saliendo de la cochería los ocho féretros pertenecientes a María Karina Flamenco (38); su actual pareja, Gastón Olivera (31) y los seis hijos de la mujer: Ian (4), Nayla (5), Alejo (6), Sakira (10), Briana (11) y Yael (13).

Los ataúdes fueron subidos a los coches de traslado en medio de aplausos y el reclamo de que se detenga al único sospechoso, lo que se concretó a la noche.

La caravana fúnebre, de unos 400 metros, incluyó autos, motos, bicicletas y micros y atravesó varias calles donde los vecinos aplaudían y pedían “Justicia” y “Que atrapen al asesino pronto”.

Fuente: Infobae

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *