Prometen que los puertos volverán a operar con normalidad

El titular del Sindicato de Obreros Marítimos (SOMU), Omar Suárez, adelantó esta noche que el conflicto en puertos por una disputa entre su organización y el gremio del SUPA se “resolvió” y prometió que las terminales retomarán su actividad con normalidad desde este sábado.

Previamente, el sector agroexportador había manifestado su “creciente preocupación” por el conflicto intersindical, que estaba afectando las exportaciones y que, de mantenerse, podría provocarles pérdidas por más de 10 millones de dólares en costos de logística.

“Ya se resolvió. Mañana (por el sábado) funcionará todo con normalidad”, sostuvo Suárez en declaraciones a NA, sin dar mayores precisiones sobre el entendimiento que puso fin a la medida de fuerza que estaban realizando y que paralizaba el sector afectando a las exportaciones.

El titular del SOMU dijo que su gremio no estaba “en conflicto” sino que estaba “defendiendo las fuentes de trabajo” frente a una “invasión” que le atribuyó al SUPA (Sindicato Unido Portuarios Argentinos), en alusión a la disputa por el encuadramiento de los trabajadores de la tripulación de embarcaciones.

Las compañías del sector agroindustriales habían advertido que el conflicto les era “ajeno” y que se producía en medio del “apogeo de la cosecha de soja”.

“Un centenar de barcos podrían verse afectados, al no poder operar, lo que, de extenderse este conflicto por una semana, arrojaría una pérdida directa por diversos costos de logística que podría alcanzar los 10 millones de dólares”, alertaron desde el sector.

Obreros marítimos y portuarios ignoraron el “acuerdo de paz social” suscripto con el jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, y los remolcadores iniciaron un paro que afectaba al complejo agroexportador.

El 17 de abril último, el SOMU y el SUPA habían firmado una tregua por 120 días, pero tres semanas después el conflicto se reavivó, sobre lo cual el gremio de Suárez denunció al sindicato rival por no haber cumplido el pacto.

La intención de evitar paros en plena época exportadora que tenía Capitanich no fue suficiente para frenar una discusión de afiliación que tienen los gremios, ya que el conflicto surge porque el SUPA reclamaba para ellos la representación sindical de trabajadores que hacen tareas de transbordos en remolcadores, que están dentro de marítimos, ya que ellos en muelle son los encargados de esos labores.

La medida afectaba directamente a los muelles de las empresas Nidera, Toepfer y Bunge de Puerto General San Martín.

Pero también a los buques que estibe la Cooperativa de Trabajadores Portuarios de Puerto General San Martín y que vayan a completar la carga en los puertos de Quequén/Necochea y Bahía Blanca.

El conflicto no sólo retrasaba la carga de los buques, sino que otros no podían salir de los muelles, lo que generaba sobrecostos diarios de u$s 20.000 promedio.

También generaba la paralización de unos 8.000 camiones diarios que no podían descargar la soja y subproductos que transportan y que, además de bloquear la zona de accesos portuarios, no podían salir en busca de otra carga.

Fuente: Noticias Argentinas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *