“El único ‘rival’ a vencer es la exclusión social grave”

El Equipo de Sacerdotes para las Villas de Emergencia reclamó dejar de lado “esas peleas que buscan el rédito político fácil” para concentrar los esfuerzos en la lucha contra la exclusión.

Pusieron como prioridad la “integración urbana” en base a la construcción de “viviendas sociales”; el otorgamiento ágil de vacantes escolares en el nivel inicial y el fomento a una secundaria que salga en busca de los adolescentes que la abandonan; el refuerzo del presupuesto para hospitales y la instrucción a las ambulancias para que entren a las villas cuando se las necesita.

“No sólo se trata de asegurar la comida, sino que hay que dar trabajo, porque el trabajo expresa la dignidad de las personas, y es la herramienta clave para sacar de la exclusión”, agregan los sacerdotes, quienes consideran que “sin lugar a dudas, tiene que aparecer con mucha más fuerza el mundo empresario, apostando por los vecinos y vecinas de nuestros barrios”.

El documento, al que tuvo acceso Clarín, está firmado por 25 curas que asisten a villas porteñas y bonaerenses. La mayoría de esos sacerdotes viven allí, como Carlos Mugica cuando fue asesinado por su militancia en favor de los pobres, el 11 de mayo de 1974. “El padre Carlos Mugica fue un mártir de la causa de los pobres y símbolo de la lucha por la justicia social”, lo definieron, en un texto bajo el título “En la Iglesia, la vida por Dios, la vida por el pueblo”.

“Se necesita una conducción estratégica que tenga una mirada de conjunto de estas aspiraciones centrales y que pueda proyectarse en el tiempo de manera sostenida, trabajando con convicciones claras y con tenacidad. Acompañar procesos que construyan pueblo es darle prioridad al tiempo. Todo lo contrario a preocuparse por poseer espacios, desatando esas peleas que buscan el rédito político fácil. El único ‘rival’ a vencer es la exclusión social grave que hipoteca el futuro de los niños y adolescentes de las villas, dejándolos a merced de los hijos de las tinieblas”, señalan.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *