Final de película: el Atlético de Simeone vs. el Barcelona de Martino

Al campeonato español más apretado de los últimos tiempos le queda un capítulo. El que sostendrán el líder Atlético de Madrid y Barcelona en el Camp Nou el próximo fin de semana. Una verdadera final que parece guionada. Porque los de Simeone no pudieron con Málaga en el Vicente Calderón, pero los de Martino tampoco quebraron al Elche. El que ya se quedó afuera es el Real Madrid, que perdió 2-0 con Celta y desperdició la chance de pelear el título en la última fecha.

Todo sigue igual: Atlético y Barcelona dependen de sí mismo para dar la vuelta olímpica. El Colchonero no pudo con el Málaga como local y estuvo muy cerca de consagrarse. Los de Martino cayeron en el embudo que le propuso el Elche y dejó una pálida imagen. Los dos, está claro, deberán levantar su rendimiento si quieren festejar.

Atlético de Madrid lo pudo ganar en la última, con ese remate de Adrián, en el cuarto minuto de descuento, que Willy Caballero descolgó del ángulo. Y también con ese mano a mano que el ex Boca le sacó al brasileño Diego. Pero la pasó mal. Porque tras un primer tiempo sin ideas, y en el que Villa rompió el travesaño, Málaga perdió los miedos y atacó. Así llegó tres veces con chances de romper el cero pero se encontró con un Courtois brillante. Hasta que el arquero belga falló, salió muy lejos de su área, y Samuel García definió con el arco vacío.

Atlético empujó hasta que llegó al empate por un cabezazo de Alderweireld, a los 29. Entonces, todo fue drama. Porque Atlético sabía que con un gol se consagraba y con más fuerza que fútbol encajonó al Málaga. Lo tuvo Adrián, también Diego y hasta el Principito Sosa, con un tiro libre, estuvieron cerca de conseguir el gol del título. Pero no. Caballero fue el héroe y responsable de extender el dramatismo una fecha más.

¿Barcelona? Falló una vez más. Nunca le encontró solución a la telaraña que le propuso el Elche y dependió en exceso de sus individualidades. Lo mismo de los últimos partidos. Messi tuvo tres chances pero siempre chocó con la seguridad de Manu Herrera. La más clara: derechazo de Iniesta en el travesaño durante el primer tiempo, cuando los de Martino mostraron lo mejor. ¿Tendrá resto para quebrar al Atlético, su último verdugo?

Real Madrid, por su parte, hizo agua en Balaídos. Charles le sacó el jugo a dos groseros errores (Sergio Ramos y Xabi Alonso), y Celta se llevó un triunfo inesperado. Los de Ancelotti, ahora, piensan en la final de la Liga de Campeones. Pero, seguramente, se lamentan los últimos cinco puntos que perdieron en el torneo doméstico y que los tendrá como espectadores de lujo de la gran final, la que sí protagonizarán Atlético y Barcelona.

Fuente: Clarín

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *