La Provincia invierte más pero aumentan los delitos

De las tantas paradojas que suele enfrentar la Argentina, la que se da en la cuestión de la inseguridad es particularmente cruel porque involucra violencia y muerte. Las cifras oficiales dicen, por ejemplo, que en los últimos cinco años crecieron los robos violentos en casi todos los puntos del país aunque, al mismo tiempo, los gobiernos provinciales gastan cada vez más para combatir el crimen.

En este sentido, el año pasado la provincia de Buenos Aires se ubicó entre los tres distritos que mayor porcentaje de fondos de sus presupuestos generales destinó a la seguridad pública, según un informe del Instituto Argentino de Análisis Fiscal (IARAF) publicado recientemente. En efecto, durante 2013 el distrito gobernado por Daniel Scioli invirtió un 12,3% del total de sus gastos en ese ítem, sólo superado por Santa Cruz (13,3%) y por Córdoba (12,5%).

Conviene aclarar que los datos anualizados que se utilizaron para confeccionar el trabajo no incluyen los aumentos salariales percibidos por los efectivos de las fuerzas de seguridad durante la crisis de diciembre de 2013, que tuvo fuertes episodios de rebeldía policial especialmente en Córdoba y Buenos Aires.

Según el IARAF, la inversión total en seguridad del conjunto de las 23 provincias del país y la Ciudad Autónoma de Buenos Aires durante el año pasado fue de 43.327 millones de pesos, lo que equivale al 1.63 % del Producto Bruto Interno nacional.

Es más: en el 2008 ese impacto sobre el PBI era del 1,18%. Esto significa que creció un 37,85 por ciento en cinco años justamente porque las provincias han incrementado su contribución a la seguridad de los ciudadanos en un 6,6 % promedio anual.

Los datos sobre los que se basa el estudio son del Ministerio de Economía de la Nación y de la Dirección Nacional de Coordinación Fiscal con las Provincias.

En términos per cápita, el trabajo muestra profundas disparidades cuando analiza con la misma vara las cifras totales de todas las jurisdicciones en base al gasto consolidado del área que aportó cada una.

Así, una provincia sureña como Tierra del Fuego aparece destinando más de 3.800 pesos por habitante por año en materia de seguridad y un distrito como San Juan apenas alcanza los 693 pesos.

Buenos Aires aparece en esa tabla destinando un gasto en seguridad por habitante de poco más de 750 pesos.
Pero agrupando las jurisdicciones según densidad poblacional (habitantes por kilómetro cuadrado) y tamaño de sus economías (a partir del Producto Bruto geográfico per cápita), la comparación entre provincias se realiza, digamos, entre distritos más o menos parecidos. Si se quiere, es algo más justo.

De todos modos, y a pesar de que en términos globales es de los distritos que más aumenta el gasto en seguridad año tras año, en el grupo de provincias del país de más altos ingresos y mayor densidad poblacional Buenos Aires se ubica como la que destina menos plata por habitante a ese ítem sensible. La cifra es de 858 pesos per cápita por año, debajo de Capital Federal ($ 922), Córdoba ($ 1.253), Mendoza ($1.173) y Santa Fe ($ 1.039).

Como sea, y más allá de que esa última cifra puede sonar a poco, los números dicen que la mayor provincia del país efectivamente destina cada año un mayor porcentaje de su presupuesto a las políticas de seguridad. Y eso fue antes de que se declare la emergencia en el área, algo que Scioli hizo recién este año.

Lo notable, volviendo a los números de 2013, es que a pesar de ese incremento en los gastos de Seguridad, el delito no para de crecer en tierra bonaerense.

Basta con ver los últimos datos oficiales de la Procuración General de la Suprema Corte de la Provincia sobre el año 2013, en base a las denuncias realizadas en el fuero penal ordinario y el fuero juvenil: aseguran que el año pasado se cometieron 82 delitos por hora.

Como informó este diario en su momento, sin contar los delitos cometidos por menores las 694.246 denuncias penales presentadas representan un incremento de un 5,28% de las mismas en relación a 2012. Los robos agravados por el uso de armas crecieron un 21% y hubo 1.119 homicidios. En la región La Plata mataron a una persona cada seis días, siempre según esos números del Poder Judicial.

Fuente: Notibonaerense.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *