A través de una nueva técnica, nació un bebé con tres padres

Las técnicas de fertilización asistida avanzan sin descanso. En México nació un bebé con ADN de tres personas diferentes: su mamá, su papá, y una mujer, que donó óvulos para que el bebé fuera sano, ya que la madre tiene una mutación genética que hacía sus bebés nacieran enfermos. De hecho a esta mujer ya se le habían muerto dos hijos.
La historia y el avance científico de esta nueva técnica fueron publicados hoy en la revista New Scientist.El bebé, que ahora tiene cinco meses, tiene el ADN de su madre y su padre, más una pequeña porción de material genético de una donante.
Así, esta técnica permite a los padres con mutaciones genéticas raras tener bebés sanos, pero genera polémica ya que algunos dicen que se trata de “diseñar bebés”. En Estados Unidos, por ejemplo, está prohibido, mientras que el Reino Unido la legalizó el año pasado.
Los padres del bebé son de Jordania pero fueron tratados por un equipo estadounidense en México. La técnica, llamada donación mitocondrial, fue exitosa: se logró que el bebé naciera sin la enfermedad genética que lleva la madre en sus genes.
Según la revista New Scientist, la madre del bebé tiene los genes del síndrome de Leigh, un trastorno letal que afecta el desarrollo del sistema nervioso. Estos genes están ubicados en el ADN de la mitocondria, el llamado “motor” de las células, que contiene sólo 37 genes que son heredados de la madre al bebé.
En este caso, cerca de 25% de la mitocondria de la madre del bebé tiene la mutación que causa la enfermedad. Ella es sana, pero pasa la enfermedad, por eso la pareja consultó a John Zhang y su equipo del Centro de Fertilidad New Hope en la ciudad de Nueva York. Pero como la técnica está prohibida en Estados Unidos se hizo en México, donde no no está específicamente permitida pero tampoco prohibida.
Zhang retiró el núcleo de uno de los óvulos de la madre y lo insertó al óvulo de una donante al cual se le había extraído su propio núcleo.
El óvulo resultante, con ADN nuclear de la madre y ADN mitrocondrial de la donante, luego fue fertilizado con el esperma del padre.
Zhang creó cinco embriones pero sólo uno se desarrolló de forma normal, y ese fue implantado en la madre.
El especialista dijo a la revista New Scientist que “para salvar vidas esta es la decisión ética correcta”.

Fuente: Clarin