“Me salvé porque me lesioné”

El destino le hizo un guiño a Alejandro Martinuccio, y otros ocho futbolistas de Chapecoense de Brasil. El delantero argentino, al igual que Rafael Lima, Neném, Demerson, Marcelo Boeck, Andrei, Hyoran, Moisés e Nivaldo, no viajaron junto a la delegación que se accidentó en Colombia, en el vuelo que los trasladaba rumbo a Medellín para enfrentarse con Atlético Nacional, por la ida de la primera final de la Copa Sudamericana.

El delantero albiceleste, que surgió de la cantera de Nueva Chicago, arribó al conjunto oriundo de Santa Catalina a inicios de este año, luego de haber defendido las camisetas de Coritiba, Ponte Preta, Cruzeiro y Fluminense, en Brasil. También jugó en Villarreal de España y Peñarol de Uruguay.

Rubén, el padre de Alejandro Martinuccio, confirmó que no se encontraba en el avión por estar lesionado. “Nosotros le decíamos que le meta a la recuperación para poder recuperarse. Gracias a Dios, no. Es el destino”, esbozó un conmocionado papá.

“El tema era mantener la categoría y llegaron a la final de la Copa Sudamericana. Ahora sólo pienso en él, su señora y los chicos”, cerró Rubén Martinuccio.

Luego, el propio futbolista se refirió a lo acontecido en el vuelo: “Acá estamos esperando en el club, nadie sabe nada. Dicen que hay cinco sobrevivientes. Estamos esperando un milagro”. Y luego, el punta, que reconoció que se salvó por estar lesionado, suplicó: “Lo único que puedo pedir es que recen por mis compañeros que estuvieron en el viaje”.

Chapecoense llegó a esta instancia tras eliminar la semana pasada a San Lorenzo, luego de igualar 1 a 1 en el global y verse beneficiado por el gol de visitante que marcó en el Nuevo Gasómetro en el enfrentamiento de ida. El conjunto brasileño también había dejado en el camino a Independiente, al vencerlo por penales en los octavos de final.

 

Fuente: Tn