“Uno está rodeado de varones y necesita cariño”

Un sacerdote mendocino admitió de haber abusado de al menos dos menores durante una conversación que fue grabada subrepticiamente y que en estos días comenzó a circular en las redes sociales.

Para la Justicia, el que habla en el registro es Fernando Yáñez, un cura de San Rafael, Mendoza, procesado el 31 de agosto pasado por dos casos de abuso de alumnos del hogar San Luis Gonzaga de Monte Comán.

“Uno está rodeado de varones y necesita cariño”, se le escucha decir al sacerdote en un audio que, según la reconstrucción, habría sido grabado a escondidas por dos operadores del instituto que Yáñez dirigía.

Según consigna el diario UNO de Mendoza, esos operadores son jóvenes que en su momento fueron derivados por el Estado al hogar y que después continuaron trabajando en el lugar de Monte Comán. Son ellos quienes interactúan con el cura en la grabación.

“Tuve que hablarle padre porque le tocaba el traste cuando él estaba durmiendo, yo lo vi, usted lo estaba manoseando”. “Usted dice que hay que controlarse pero usted no se controla”, dice una de las voces.

En ese momento, la voz que se le adjudica a Yáñez se justifica: “Uno está saturado y revienta por algún lado”.

En ese momento, el chico que habla con él le responde que está abusando de menores que debería cuidar y que a uno llegó a tocarlo, a lo que el religioso responde: “Tiene 18 años, no es un chico”.

“He pedido que me los saquen, que los alejen de mí, porque padezco tanta presión y amarguras, que ya no soporto más”, continúa.

“Uno está rodeado de varones; antes del seminario me encamé mil veces. Pero ahora aquí uno los quiere y se desborda ese sentimiento. Puede ser que me haya dado vuelta, he llegado a una situación que no doy más, la tentación es más grande. Necesito cariño, yo no puedo más, necesito cariño de alguien y lo busco en un hombre”.

La jueza Paula Arana, del primer Juzgado de Instrucción de San Rafael, Mendoza, procesó a Yáñez en agosto, lo inhibió y ordenó un embargo de 20.000 pesos en una causa donde la Dinaf lo acusó de abusos sexuales contra dos jóvenes.