Relevarán campos y animales en Villarino

La municipalidad del partido de Villarino, con la colaboración de la Universidad Nacional del Sur (UNS) de Bahía Blanca, realizarán un relevamiento de animales y de los establecimientos que fueron afectados por los incendios que se registraron la semana pasada en el distrito y que dañaron más de 45 mil hectáreas. El fuego se originó el 11 de diciembre en el límite entre la provincia de La Pampa y de Buenos Aires.

El intendente del partido de Villarino, Carlos Bevilacqua, señaló que “se realizará un relevamiento de los daños y perjuicios que ocasionó el incendio” al comentar que también hubo contacto con el Ministerio de Agroindustria de la provincia “para acompañar a los productores que han sido damnificados”.

En ese sentido y sobre la ayuda por parte de la provincia a los productores afectados por los incendios, el jefe comunal comentó que “el ministerio va a analizar si va a hacer por intermedio de un subsidio o un fondo rotatorio, hay una voluntad de asistir, que es lo más importante”.

También Bevilacqua comentó que se está evaluando poder contar con una pista provisoria en algún establecimiento ubicado entre Médanos y Algarrobo con el fin que a futuro puedan aterrizar aviones hidrantes para poder abastecerse de agua.

“Hay tres productores agropecuarios que estarían dispuestos a darnos un lugar dentro de su propiedad para llevar a cabo una pista provisoria”, expresó al comentar que uno de los problemas que hubo durante el incendio es que los aviones hidrantes tienen una autonomía de 30 kilómetros y “nosotros aquí no teníamos ningún aeródromo o algo que pudieran abastecerse”.

“Estamos en un sector muy proclive a que siga habiendo incendios y tenemos que encontrarle la vuelta”, expresó en referencia a que se trata de una zona de montes.

El incendio, por causas que aún se tratan de establecer, se inició el domingo 11 de diciembre en la madrugada en esl sector conocido como Meridiano V, es decir el límite entre La Pampa con Buenos Aires.

Según estimaron los bomberos, las llamas acompañadas por la intensidad el viento afectaron más de 45.000 hectáreas de campos caracterizados por contar con zonas medanosas, de difícil acceso, de monte y de arbustos pequeños.