Volvió a sufrir una entradera

En febrero de 2015 un grupo de cinco ladrones ingresó a robar en una casaquinta ubicada en el camino La Carrindanga, en el kilómetro 8,5, y se fueron después de dejar atadas a dos mujeres.

Los delincuentes se llevaron unos $ 1.500, teléfonos celulares y desinflaron las ruedas de los vehículos de las familias al escapar.

Una de las víctimas fue identificada como María de la Paz Canterelli, dueña de la vivienda, y quien volvió a ser protagonista de un hecho de inseguridad.

Anoche al menos participaron cinco ladrones de un nuevo asalto en el que amenazaron y ataron a Cantarelli junto a un menor de edad.

En este caso los sujetos escaparon del hogar con unos 5 mil pesos, una notebook y un televisor de 32 pulgadas.