“¿Por qué me pegas?”

Un desagradable momento le tocó vivir a Carlos Sosa, un comerciante de Brandsen al 300, que recibió la visita de dos delincuentes.

Uno de los sujetos se quedó frente al negocio, haciendo de “campana”, mientras que el otro se movió dentro del comercio.

“Pasó la heladera, tenía un revolver calibre 22, me apretó y ahí comencé a agacharme cuando me da un culatazo en la cabeza”, relató la víctima en Radio Universal.

“¿Por qué me pegas?” fue lo primero que dijo Sosa mientras empezaba a sangrar y antes que el delincuente se llevara diversos elementos.

Los sujetos, que tenía uno 40 y el otro 20 años aproximadamente, escaparon con la recaudación del día junto a una notebook.

“Nunca había pasado nada en estos 9 años que estoy trabajando acá”, cerró el comerciante.