Bajaron los precios de contado, pero comprar en 12 cuotas sale hasta un 20% más que antes

Ningún banco presta plata a cambio de nada. Para ofrecer las llamadas cuotas “sin interés”, los comercios debían “inflar” los precios de lista de los productos. Y eso encerraba una injusticia: quien compraba al contado, a veces por no tener acceso a tarjetas, terminaba pagando el costo de un préstamo que nadie le daba. Para el Gobierno, este esquema fue “engañoso” y ayer comenzó a regir uno nuevo donde los costos financieros deben sí o sí ser separados del valor del producto y donde toda cuota aparece con su interés.

Con una buena dosis de confusión, el plan “Precios Transparentes” tuvo su debut. La frase “cuotas sin interés” desapareció de muchas vidrieras, y la gente se encontró con un doble efecto. Por un lado, rebajas en los precios de contado, en general bastante menores al objetivo del 20% que fijó el Gobierno a mediano plazo. Por otro lado, costos hasta 20% mayores que los de antes para financiar compras en 6 o 12 pagos fijos en pesos.

Esos fueron los resultados de un relevamiento hecho por Clarín en grandes cadenas minoristas de la Ciudad, que tomó los precios y planes de pago vigentes hasta el último día de enero y los comparó con los lanzados ayer para más de 40 productos durables.