A las piñas en la terminal

Yailín, nombre bíblico de cultura china o árabe, no iba precisamente con la biblia debajo del abrazo, cuando comenzó a hacer desorden en la Terminal de Omnibus, siguió a los puñetazos con dos policías que intentaron detenerlo, hasta que lo lograron y terminó en la comisaria cuarta.

Yailín Olmedo, de 28 años, está acusado de “resistencia a la autoridad y lesiones”