Se viene el blanqueo laboral

Al día siguiente del paro de la CGT, los sindicatos y el Ministerio de Trabajo volvieron a sentarse a negociar. En medio de la presión que el Gobierno busca poner a los gremios luego de la medida de fuerza, en la agenda de corto plazo figuran diez acuerdos de competitividad del estilo del firmado por Vaca Muerta. Y buscan avanzar con una medida de mayor alcance: una moratoria o blanqueo para regularizar la situación de más de cuatro millones de trabajadores que están en negro.

El paro del jueves fue contundente, sobre todo en la Capital. Pesó mucho que adhiriera el transporte. En la cúpula de la CGT aseguran que cumplieron dos de sus tres objetivos: las paritarias “ya se firman por arriba del 20%, no al 18%” y “ya se discute que no se crea empleo”, Pero el saldo no terminó de ser una suma neta para los sindicalistas. El Gobierno salió envalentonado, basándose en un inestable triunfo con los docentes bonaerenses y en encuestas que muestran rechazo a la medida de fuerza.

El ministro de trabajo  Jorge Triaca quiere volver a avanzar con los convenios de productividad. Esto es, acuerdos como el que se firmó por Vaca Muerta, donde el Estado cede recaudación impositiva, los empresarios comprometen inversiones y los sindicatos aceptan flexibilizaciones laborales. En las últimas semanas se firmaron acuerdos similares con automotrices, construcción, calzado y textiles

El próximo son:  energías renovables, acero, petroquímica, aluminio, biotecnología, ganadería, lechería, servicios económicos y minería. En la discusión están implicados gremios como UOM, Smata, petroleros o UOCRA.