Exclusivo: Grave denuncia en la Base Naval Puerto Belgrano

Miguel Ángel Méndez, es oriundo de Misiones, tiene 39 años y es Cabo Primero en la Base Naval Puerto Belgrano, lugar al que le atribuyó una grave denuncia en la que indica que sus superiores hicieron lo imposible para desafectarlo del cuerpo militar.
En diálogo exclusivo con La Perinola Radio, detalló que luego de 18 años de trabajo solicitaron el retiro obligatorio, en Noviembre de 2016, “por no reunir los requisitos de adaptacion al servicio militar para desempeñarse en el ámbito”.


“Todo empezó en 2010 cuando me mandaron a hacer un trabajo sin los elementos de seguridad necesarios y a causa de eso me diagnosticaron Asma Bronquial” afirmó y agregó que “en el año 2014 me presenté con pase en la Base Naval, recibí dos sanciones disciplinarias y fui observado”.


A partir de ese momento su situación laboral se transformó en un infierno. Buscaron todas las maneras posibles de desvincularlo, utilizando la enfermedad de su hijo que padece una sensible enfermedad.

En tal sentido Miguel Ángel dijo que “citaron una afección que mi hijo no tiene ya que tiene parálisis cerebral y pusieron que tiene una enfermedad crónica y degenerativa”.
Además detalló que para citar un diagnóstico médico hay que tener una autorización judicial y de los padres.

También manifestó que otras causas implicadas fueron que “amenacé a un superiores y que finalizó mi vida útil para la armada, como si fuera un objeto. Me molesta mucho la falta de respeto que hay, pusieron cosas en mi legajo que no son ciertas”.

Ahora hay una causa judicial desde 2015 en la Fiscalía Federal de Bahía Blanca donde están investigados varios superiores, ya que estoy retirado desde el 1º de Mayo esperando que me abonen lo que corresponde para volver a Misiones.

 


De todas maneras el sueldo que viene no lo voy a cobrar porque me pidieron diez días para prestar documentación que no llego a completar porque tengo dos hijos más en mar del plata, y tengo que ir hasta allá para presentar papeles relacionados a ellos.

Mientras tanto, Leonardo Urruti, su abogado, sigue el tema y se está encargando de la parte juidicial para seguir con la investigación.